Hombre Expuesto con Arma en Mano / Francisco Saco.

«Hombre Expuesto con Arma en Mano» se llama el cortometraje presentado por Francisco Saco en el pasado Huawei Short Film Fest CR 2019, que se presentó por primera vez en Costa Rica y expuso el trabajo de varios cineastas costarricenses. El festival tuvo lugar en el Cine Magaly, en el puro corazón de la capital, y el trabajo presentado por Saco fue el corto ganador. Tuvimos el agrado de conversar con Fran sobre este proyecto y su trayectoria como creador audiovisual y con el Sr. William Conejo sobre su faceta como actor y sobre esta grabación en particular en la que el trabajo de ambos Director / Actor crean una perfecta combinación para expresar el contenido de la pieza…

Entrevista Olman Torres / Fotos: Sebas Blanco & Ed Arroyo.

¡Hola Saco! todos te conocemos por tus videos de Skate pero detrás del Skateboarding hay toda una carrera y trayectoria audiovisual ¿Cómo fueron tus comienzos en el mundo del audivisual y tu carrera cinematográfica?

Estudié producción audiovisual y sociología en Boston. Después trabajé freelance en cine, video y publicidad en Nueva York. Tras eso hice una maestría en guión en Londrés y trabajé freelance por 7 años en Berlin. Desde el 2015 me encuentro radicado acá en Costa Rica, produciendo material audiovisual a nivel independiente.

¿Fue el Skateboarding el que te motivó a llegar al cine o viceversa?

El cine vino mucho antes del Skateboarding y por ende el cine y la idea de cine de género siempre ha influenciado mis videos de skate (ver Video Diays, Homo Pop Gun, etc.)

¿Cuál fue tu primer video de Skateboarding?

Ya ni me acuerdo. Posiblemente Transworld Greatest Hits o Volcom Freedom Wig o Zero Thrill of It All

Paralelo a todo esto has realizado gran cantidad de cortos no relacionados al Skate, incluso películas y nos gustaría conocer de dónde viene tu necesidad por la producción constante de este tipo de proyectos… ¿Sobre qué quieres hablar en tus cortos y películas?

El cine siempre me ha acompañado a lo largo de mi vida. Es el arte en el cual me veo expresándome a pleno, el arte más adecuado con el cual me logro comunicar con el mundo. Mi trabajo se puede decir que tiene elementos transgresivos, experimentales, sucios y que es un trabajo que no busca dar respuestas fáciles, que quiere siempre retar al espectador. No me gustan los finales felices…

¿Cómo diste con la idea de participar en el festival de cortometrajes Huawei Short Film Fest CR 2019, en el cual quedaste como ganador?

Los dioses de los algoritmos de la web hicieron llegar a mi la nota de la competencia patrocinada por Huawei, DeleFoco y el Centro de Cine y decidí darle con todo.

«Mi trabajo se puede decir que tiene elementos transgresivos, experimentales, sucios y que es un trabajo que no busca dar respuestas fáciles, que quiere siempre retar al espectador. No me gustan los finales felices…»

¿De dónde viene la idea del guión?

El guión lo escribí con toda la intención de participar en el certamen. O sea, el concepto y la idea se materializaron para la ocasión del festival. Escribí el guión en una semana, lo trabajé y edité con mi novia en dos días y al día siguiente lo envié con el resto del material que me pedían los encargados del certamen. 

Cuando reclutaste al team de producción para llevar a cabo este proyecto llegaste a tener un team de skaters bastante fuerte, Sebas, Vite y hasta Willy Conejo como personaje principal ¿Cómo fue el proceso de selección para completar este gran equipo de producción?

Willy Conejo ha estado bajo mi radar por mucho tiempo, no solo como patinador y alguien que respeto mucho dentro de ese ámbito, si no también como actor. En el 2012, Willy fue el protagonista de un corto titulado “El Emigrante” del productor local Mario Cardona.  En el corto, es muy aparente en cuanto sale por primera vez en pantalla, que Willy tiene unos gestos, una cara y un manerismo muy crudo y natural que lo atrae a uno. Su personalidad es fuerte y él lo da todo. Si bien no es un actor profesional, eso se registra de manera refrescante a la hora de ponerlo en frente de una cámara. Esa cualidad cruda, de diamante en bruto, de caballo salvaje indomable era algo que yo también quería capturar. Y como había escrito una historia que físicamente iba a ser bastante demandante, iba a necesitar un actor completo, alguien que iba a poder rendir altamente a nivel físico y a la misma vez entregarse a la parte emocional del personaje principal. Y Willy no solo cumplió con mis expectativas, si no que las sobrepasó por mucho. Trabajar con alguien que cree en tu visión, que se entrega totalmente, que hace lo que uno le pide e incluso va más allá, fue uno de los aspectos más gratificantes de todo este proceso.

Gran parte del éxito del corto y de la historia que presenta es gracias a Willy. Sin su compromiso total y su entrega al personaje y a todo el proceso, desde los ensayos, hasta la ayuda a la hora de buscar las locaciones, Hombre Expuesto Con Arma En Mano no hubiera logrado ser lo que es. Y en realidad, escribí el guión con un solo actor en mente para el papel protagónico: el mismo Willy.

En base a la relación con los skaters, no fue algo deliberado, no fue algo que planeé. Sebas Blanco es alguien que conozco a través del skate y por ahí fue que empecé a seguir su trabajo profesional de fotografía. Sabía que era un muchacho ejemplar con muchos deseos de trabajar y con mucha energía y disposición, así que le hablé del proyecto y él se apuntó de una. Fue un gran aporte y compañero durante todo el proceso y me alegro mucho de haberlo tenido como colaborador indispensable en este proyecto. Y en realidad tuve mucha suerte con el equipo. La mayoría eran gente jóven con mucho entusiasmo y mucha pasión que se pusieron la camiseta del equipo y me ayudaron a completar el proyecto, porque al final del día, fue un proyecto de todos. Ed Arroyo es amigo desde buen rato y sea donde esté, siempre anda sonriendo y con muy buena disposición. Fue un elemento clave del equipo de producción; hizo de todo, desde operar cámara a operar equipo de sónido, de trabajar algunos efectos especiales hasta salir como actor. ¡100 puntos para ese muchacho! Incluso hubieron otros patinadores en el equipo: el sonidista Ignacio Coto es colega de Sebas y también patina, y el actor que hace de bartender, Simon El Alam, es patinador también.

¿Cómo fue el reto de grabar todo el corto con este celular Huawei? ¿Sabías de la calidad que se podía lograr? ¿Existieron limitantes a la hora de grabar?

Trabajamos con el Huawei P30 Pro y P30 Lite. El P30 Pro es un celular con una gran cámara. Tiene lentes Leica y puede grabar en 4K. La calidad es increíble para un dispositivo tan pequeño. Este era nuestra cámara principal. El P30 Lite tiene una calidad inferior, asi que la usamos solamente para el Behind The Scenes y para grabar el audio de los actores. Las limitantes que teníamos con ambos celulares es que Huawei nos había entregado las cámaras con la versión 9, no la versión 10, que es la más actualizada. El problema con la versión 9 es que no se podía desactivar la inteligencia artificial del celular. Eso hacía que la cámara se auto-ajustaba en términos de la luz, como es de costumbre con la mayoría de smartphones. Fue un limitante grande y un reto poder trabajar alrededor de ello, pero siento que logramos hasta usar esos temas de apertura de luz repentina a nuestro favor.

Casi todo el corto fue grabado en exteriores, salvo la sesión en estudio ¿Hay similitud a la hora de grabar un corto como este y un video de skate?

La única similitud fue la actitud de Willy. Él siempre me decía, “Chico, esto es como ir a darle a una baranda. Lo hacemos rápido y lo caemos en los primeros 5 intentos máximo!” Eso ayudó mucho porque hubieron algunas locaciones riesgosas, como en la Plaza de La Cultura bajo los ojos de mucha gente, o en el barrio Cristo Rey que está lleno de maleantes.

¿Cuéntanos sobre los riesgos que se corren a la hora de sacar material en la calle en un proyecto como este?

Mucho puede suceder. El actor puede estar enfermo, no te pueden dar los permisos para rodar, el clima puede jugar en tu contra, etc. Por suerte, no tuvimos grandes incidentes durante la producción. Como ya mencioné, el riesgo más grande fue el día que rodamos la escena en la Plaza de La Cultura y la escena en Cristo Rey, que se rodaron ambos en el mismo día. El riesgo en la Plaza de La Cultura era más bien la policía, de que nos iban a parar la filmación dado que estabamos grabando a un tipo apuntando un arma a toda la plaza y la gente pasando por ella. No teníamos permiso oficial de la policía, así que estábamos bastantes nerviosos, pero como te digo, tuvimos mucha suerte de que ningún oficial de la policía vino a parar la filmación.

La siguiente escena que rodamos ese día fue en barrio Cristo Rey. Justo donde queríamos grabar, habían cuatro maleantes vendiendo sustancias ilicitas y bien armados. Así que tuvimos que improvisar y rodar en la calle a la par de la Estación del Pacífico, lugar tambien tétrico. En la primera toma de Willy corriendo por la calle, ya salieron los primeros delincuentes. Pero ese día nos salió un ángel de la guarda porque uno de los locales, un tal Luis, se nos acercó y se quedó con nosotros, haciendo como una especie de seguridad callejera. Cada vez que pasaban malandros que se quedaban observando que era lo que estábamos haciendo y que teníamos de equipo para poder robar, Luis les gritaba y los espantaba, lo cual funcionaba increíblemente. Si no fuera por Luis, muy probablemente nos hubieran asaltado. Al final le di las gracias a nuestro oficial de seguridad, dándole unos rojillos por su aporte.

¿Celebraban cada toma lograda como si fuera un trick de skate?

Siempre se revisaban las tomas para ver como iban saliendo, pero no teníamos el lujo de celebrar por cuestiones de tiempo y costumbre. Un rodaje de película es mucho más serio y formal que una sesión de skate y cuando terminábamos un toma, había que correr a preparar la próxima.

En la historia del mundo del Skateboarding no es nuevo que skaters se acerquen a la pantalla grande, algunos hasta han hecho carrera de la actuación y del cine… dime un top 5 de actuaciones de skaters en la pantalla grande:

  1. Mark Gonzalez – Gummo:
    Solo sale en una escena pero es una de las más legendarias. Gonz podría ser gran actor del cine Hollywoodense.
  2. Jason Lee – Mallrats:
    Lo más cómico que ha hecho Jason Lee en toda su carrera como actor.
  3. Harold Hunter – Kids:
    Logra convertirse en uno de los íconos más representativos de la escena de skate nuyorquino con este rol.
  4. Bones Brigade – Police Academy 2:
    Nunca se ha logrado combinar una parte de skate dentro de una película tan bien como lo hicieron Hosoi, Caballero, Lance, Tony y el resto del equipo.
  5. Juan Saavedra – Love:
    No es un rol grande y tampoco le exigía mucho al actor, pero Juan es amigo y tiene partes tanto en Video Diays como Homo Pop Gun. Y la peli es de Gaspar Noé, así que solo por eso está en la lista.

Mención Honorable:
Lennie Burmeister – Bungalow – No lo he visto pero Lennie es amigo de Berlin y tiene una pequeña sección en Video Diays.

2018, HD video, color, 1:24:47 min, largometraje

Un remake de Glengarry Glen Ross dirigido, editado y actuado por Francisco Saco, filmado en Islandia a lo largo de un viaje de nueve días.

Director/Editor: Francisco Saco
Cámara: Erlend Røyset
Efectos Especiales & Colorización: Michael Amstad
Banda Sonora Original: Lawrence Williams
Diseño de Títulos: Ignacio Quirós
Elenco: Francisco Saco, Erlend Røyset (Stand-In)

© Francisco Saco 2018
www.franciscosaco.com

Para conocer más sobre el trabajo de Francisco Saco, visita: www.franciscosaco.com & @otros_mundos_ofvp que su nueva plataforma de Cine y Video experimental e independiente a través de los canales de Instagram y Vimeo.

Entrevista William Conejo.

William Conejo – Hombre Expuesto con Arma en Mano – Foto: Sebas Blanco.

¡Buenas Willy! sabemos que no es tu primera participación ante cámaras como personaje principal ¿De dónde viene tu gusto por la actuación? ¿Es algo que simplemente se dió o en algún momento tomaste la decisión de incursionar en ese mundo del cine?

Creo que es algo que desde siempre me llamó mucho la atención.  Mi primera experiencia fue en tercer año de escuela, cuando un día entraron al aula, el director y la profesora de arte preguntando por alguien que quisiera estar en una obra donde estaba la chiquilla que me gustaba.  Yo levanté la mano de inmediato.  Me tocó hacer de príncipe y besar a la bella durmiente, la licra que me montaron estaba horrible y parecía más Cristóbal Colón que un príncipe, pero al final me tocó besar a la princesa y todo valió la pena ¡Fue mágico!.   Ya más viejo me volvió el gusanillo, pero esta vez me atraía enormemente la idea de salirme de mi propio avatar y explorar las posibilidades de ser alguien o algo más.  Cada vez que se hace un personaje uno emprende un viaje en el que puede aprender muchas cosas y descubrirse de alguna nueva forma.  Al final no es muy diferente de tirarse un truco en patineta por una baranda del parque mientras la gente observa, es un papel, algo que todos sabemos y jugamos de muchas formas en nuestro vivir. De alguna manera todos somos actores. 

¿Conocías ya el trabajo de Saco? (fuera del mundo del Skateboarding)

“Chico” y yo habíamos hablado ya antes, sobre la posibilidad de trabajar en un par de ideas suyas. Sabía que podía producir y dirigir, pero fue una gran sorpresa cuando le presentaron en el festival y mencionaron sus estudios.  Es alguien muy bien preparado, que además es excelente comunicador, eso hace mucho más fácil el trabajo de cualquier actor. 

¿Cuéntanos como fue el proceso de trabajar en este corto al lado de Francisco y el resto del crew?

Fue una experiencia muy interesante porque teníamos muchas cosas en común y teníamos otras pasiones para compartir, con las que todos nos sentíamos rápidamente involucrados. Siempre había tema y había una comunión muy típica de los skaters. 

Foto: Sebas Blanco.

¿Alguna experiencia interesante que nos quieras contar?

En realidad todo el proyecto fue una experiencia increíble donde tuvimos de todo.   Nos tocó hacer un fuego a las 4 de la mañana en una montaña de Escazú, hacía muchísimo frío y tuvimos que repetir todas las escenas por el cuello de mi camiseta que rompía con lo que se llama continuidad en producción.  Fue un poco frustrante porque habíamos invertido mucho esfuerzo y tiempo, pero al final nos vino bien,  porque mejoramos ángulos y pudimos jugar mejor con la luz. 

Me hablaron de un día que la cosa se puso “caliente” en un lugar bastante peligroso, que al parecer terminó con uno de los locales del barrio cuidándolos de las otras pintas ¿Cómo fue ese?

Claro claro… La cosa es que “Chico” nos dice que vamos a grabar en San José, pero cuando llegamos era Cristo Rey de San José y ahí la historia cambia.  Llegamos a una esquina a las 6:00 am, donde habían como seis maes sin camisa, con gorrita plana, canguro cruzado y cada uno fumando un buen porro y de inmediato le digo a Chico que jamás nos podemos bajar ahí, porque nos dejaban chingos en media calle en un segundo.   La cosa es que nos desviamos unas cuadras y cuando estábamos grabando una corrida mía detrás de la moto que llevaba la cámara, aparecen dos maes en moto, se parquean y empiezan a leer la escena.  Yo estoy cien metros abajo y me doy cuenta, de inmediato, empiezo a correr calle arriba con el arma en la mano, el pelo largo sudado y todo vestido de negro. Solo imagínese ese cuadro a las seis de la mañana y esos maes no supieron ni que hacer, arrancaron calle abajo y por allá pararon a ver si yo estaba asaltando a su presa primero. Me atrevo a decir que sin esa imagen, nos habrían hecho como dicen ahora… “Fumados primero”. 

¿Cuándo decidiste participar en el proyecto tenías claro que iban a ganar el concurso?

Yo siempre he sido muy optimista, cuando iniciamos el trabajo, por la forma en que Francisco presentó toda la logística de producción, el guión y algunas ideas que habíamos compartido, sentí que teníamos un buen chance de ganar, pero también tenía claro que había que trabajarlo entre todos y por dicha así lo logramos.  Todos en el crew fueron fantásticos. 

Este corto en particular tiene muy poco diálogo, para no decir nada, pero los gestos, miradas y expresiones están muy bien logradas ¿Era el personaje de este corto algo con lo que realmente te identificaste?

El personaje es un tipo promedio con estabilidad, carrera y responsabilidades, que se ve expuesto y perseguido en una sociedad cada vez más violenta. Para mí resulta muy fácil identificarme con este personaje.  Una de las cosas que más me gustó del corto, es que su diálogo son un par de líneas solamente y eso te obliga a trabajar limitado.

¿Fueron divertidas o estresantes las sesiones de filmación al lado de este crew de skaters?

La verdad es que fue divertido, pero a veces el cansancio nos golpeaba.  Tuvimos de todo un poco, pero de todo aprendimos y nos divertimos. La verdad es que todos son muchachos muy talentosos y con muchas ganas de triunfar, hay mucha pasión en ellos y sé que vamos a seguir colaborándonos en el futuro, hicimos muy buen equipo. 

Olman quiero darte las gracias personalmente y a Stand By por sacar el ratito para ir a ver el festival y por tomarme en cuenta en ésta entrevista. 

Me gustaría enviar un mensaje a los skaters y cualquiera que vea ésto.  El mensaje sería que uno en la vida debe tomar riesgos y seguir su corazón. Por lo general los skaters tienen habilidades o talentos alternos muy interesantes, hay que atreverse a descubrirlos y recordar que lograr sueños es como caer un truco en skate, por lo general no cae en el primer intento, hay que perseverar y trabajar duro para lograrlo y cuando más cuesta, es cuando mejor sabor te deja…

Hombre Expuesto con Arma en Mano. Foto: Sebas Blanco.

Documentando Skateboarding
  • 44
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

2020 - Stand/By Project - Derechos reservados | Política de Cookies