Panamania / Graham Thoms.

La experiencia de Graham es solo una de tantas historias del típico viajero que encuentra, gracias al skateboarding, su segundo hogar en una tierra lejana, su segunda familia en la otra parte del mundo. Sin querer queriendo, la vida nos pone donde nos tiene que poner… Panamá se convirtió en su «hogar lejos de casa» y hablamos con Thoms para que nos contara su experiencia…

Entrevista Olman Torres.

¿De dónde eres Graham?

Soy de Chicago, nacido y criado…

¿Dónde resides actualmente?

Vivo en París desde los últimos seis años, pero estoy constantemente viajando. Mi programa anual consta de pasar el invierno en Ciudad de Panamá, la primavera en Barcelona, el verano y el otoño en París y entre medio visitas frecuentes a Chicago y Berlín… me mantengo en movimiento…

¿Cómo fue tu primera vez en Ciudad de Panamá?

«Stacks» es un team al que pertenezco, de Chicago, uno de los miembros Luis London propuso unas vacaciones con el crew en su tierra natal Panamá durante su reunión familiar. Planeamos ir a Panamá todo el crew pero cuando llegó la hora de la hora me di cuenta que además de Luis yo era el único que había reservado el boleto. Desde el principio todo empezó a coordinarse, el destino era el mismo pero el plan cambiaba totalmente de estrategia, en ese momento no sabía la aventura que me esperaba.

¿Qué pasó una ves que conociste Panamá?

Déjame ponerte el panorama. La primera noche llegamos a casa de los abuelos de Luis, una pequeña casa con una cerca de alambre de púas, con perros salvajes en la calle y el piso ni siquiera era patinable. La zona se llama Río Abajo. Después de conocer a su familia, condujimos con el tío de Luis por la jungla hasta que llegamos a un centro comercial para comer unos filetes y beber limonada, de ahí a un casino. Los esperé en el Bar sin tener idea de lo que estaba pasando, muy inyectado por toda la acción.

Más tarde regresamos a casa y nos relajamos con unos vecinos «matones» en la acera. Su sistema de sonido estaba conectado a un cable súper largo que conducía a la casa, con música al máximo volumen. Luis me contó historias de cuando era un joven que se paseaba por la cuadra y estos eran los niños pequeños que lo admiraban. Los habitantes del vecindario se convirtieron en hombres, y ahora ellos eran los que controlaban la zona.

El ambiente tropical se sentía tan lejos de casa, especialmente porque yo venía llegando del nevado invierno de Chicago apenas unas horas antes. Los nuevos amigos me miraban y hablaban como si fuera un extraterrestre. Me pedían tocar mi cabello y mi piel, literalmente, mirándome a los ojos con asombro, explicándome que nunca habían estado tan cerca de una persona blanca. Eran agradables y amistosos, pero explotaban reguetón agresivo mientras patrullaban el barrio. Todos los autos que pasaban en el camino se detenían para regular. Controlaban sus calles. Sabía que estaba con algo real, un poco fuera de lugar, pero me sentí feliz y bienvenido. Los lugareños eran la ley, los que creaban de reglas y los que las rompían al mismo tiempo, así mantenían el barrio tranquilo. Estuvimos despiertos toda la noche haciendo ruido, riendo, bebiendo «Abuelo» y bailando hasta el amanecer.

La mañana comenzaba, así que entramos, sorprendidos de encontrarnos con el abuelo de Luis casi desnudo, recién despertando. Después de saludarme, me hizo dormir en el salón en un sofá de plástico, con la radio en español sonando de fondo. Este primer momento ya era surrealista.

Una hora después, Luis me despertó y me dijo que teníamos que ir a la iglesia. Nunca pensé que hablara en serio. Tan pronto como vi a sus familiares salir de sus habitaciones vestidos con ropa elegante, me di cuenta de que esto no era una broma. Me eché un poco de agua en la cara y seguí a todos a unas pocas cuadras de la capilla cercana. Nos sentamos y lo siguiente que supe fue que su abuelo predicaba al público. Cuando me di cuenta de que mi anfitrión era el sacerdote y que hablaba la misa en inglés, pensé que estaba alucinando. Tan cansado y con el «Ron Abuelo» aún bombeando por mis venas, todo parecía un sueño.

Después de la iglesia, volvimos a casa y los mafiosos todavía estaban de fiesta donde los dejamos. El peligroso G’z saludó con mucha cortesía a la familia de la vieja escuela del barrio con la más clara sinceridad. En ese instante pude sentir una fuerte manifestación del respeto entre todos. Estaba seguro y contento con mi nuevo Capo. Inmediatamente vi que la vida no era fácil para esta la gente, así que pude comprender por qué la estaban viviendo al máximo. Me conmovió y aprecié enormemente su genuina cortesía y hospitalidad.

Esa tarde, Luis me llevó a ver a su padre y a su hermano. Mientras hablaban con ellos, dijeron que habían organizado un viaje, pero que no había espacio para que me uniera. Mi única opción era quedarme en la casa de sus abuelos durante las próximas semanas o llamar a un número de teléfono de un amigo de un amigo que recibí la noche antes de salir de Chicago y ver qué pasaba. Llamé al número, hablé con un tipo llamado Harold Tomlinson y organicé una reunión para más tarde esa noche. Conocimos a Harold en un estacionamiento, y aquí las cosas tomaron otra dirección.

Harold me invitó a quedarme en su casa, patinar todos los días con él y prometió cuidarme. Aunque teníamos la gran barrera del idioma, era una gran solución. A partir de ese momento, la situación había cambiado. La reunión familiar de Stacks se interrumpió, y mi viaje ahora se transformó en unas vacaciones completas de skate.

A parte de HT ¿Cuáles fueron los primeros skaters que conociste en Panamá?

HT fue mi primer amigo skater. Me llevó por toda la ciudad, dándome recorridos por lugares de mucho interés. Me presentó su historia, me abrió los ojos a la realidad de su situación y se convirtió en un hermano mayor y mentor para mí. Creamos un vínculo, compartimos pensamientos y sueños, explorando y consolidando la moral. Rápidamente se convirtió en una sólida amistad.

Cuando Harold estaba trabajando, me ponía en contacto con su amigo de la infancia, Armando Prospero. Era un amigo de calidad, además hablaba bien inglés y trabajaba en la tienda de skate. Armando y yo pasamos innumerables horas aprendiendo el uno del otro y contándonos nuestros antecedentes, él enseñándome español y yo dándole consejos sobre cómo hacer y ahorrar dinero. A menudo hacía bromas, con un comportamiento agudo, una mente abierta y un corazón gigantesco. Nos divertimos mucho y nos volvimos súper cercanos. Me llevó a la casa de su abuela y esta visita selló el trato para nosotros. Nos convertimos en hermanos de diferentes madres.

Harold y Armando fueron las personas más importantes para mí durante ese período. A medida que pasaban los días conocí a Calin, Huevo, Watts, Bredio, Perse, Aponte, Lobo y Ranita. Eran los jugadores clave en aquel entonces, con varias edades, estilos, habilidades y valores. Me puse en posición entre los mejores de la escena. Esta bendición creó la base de mi hermandad en la familia de skate PTY.

De ahí ¿Qué te hizo volver a Panamá cada vez?

Mi primera visita fue solo de un par de semanas, pero la experiencia fue tan intensa que sentí que estuve allí durante meses. Más tarde, Armando me dijo que estaba esperando un bebé y me pidió que volviera para ser el padrino de su hijo. Me sentí honrado, ¿cómo podría decir que no!

Esto lo hizo oficial, era hora de hacer mi próximo viaje a Ciudad de Panamá. Qué mejor razón para regresar que el nacimiento de un nuevo miembro de la familia. Durante ese proceso, emergí profundamente en la cultura, estableciendo una conexión de por vida. Decidí regresar a cada oportunidad que pudiera tener.

En esta segunda visita, conocí a Valentin Escobar «Papo Nation». Voló como un ángel, Papo se convirtió en una persona crucial en mi vida panameña; salvándome en innumerables circunstancias, protegiéndome y vigilándome, educándome en sus formas, presentándome sus conexiones y asegurándome de que me cuidaran. Con el tiempo, su abuela se convirtió en mi abuela panameña, y su mejor amigo, Jony, se convirtió en mi hermano.

Papo y yo construimos un sentido de confianza y comprensión que es intocable. Nunca tuve un amigo con el que pudiera comunicarme en el mismo nivel que con él. Esta mutua admiración y lealtad es única. Estoy agradecido de haber conocido a un individuo tan complejo, talentoso y motivado. Somos una pareja absoluta, ambos compartimos una pasión enérgica por la vida y la creencia en el skate. Papo se convirtió en mi socio de poder, extendiendo mis raíces en esa tierra que una vez fue extranjera.

Esta red me dio una impresión de comunidad y un sentimiento de amor y comodidad. Estas relaciones me hicieron querer volver y hacer de esas personas una parte normal de mi vida. Gracias a la generosidad y amabilidad de todos, comencé a adaptarme y sentirme realmente como en casa. Tuve que experimentar más.

¿Cuántas veces has estado en esta ciudad?

La primera vez en el 2009, la segunda en el 2011 para el bautismo de Gael, y luego casi todos los años hasta el presente, haciendo de este último mi séptimo viaje a la ciudad de Panamá. En cada visita hay grandes cambios y nuevas cosas, el fuego sigue encendido y las estructuras siguen evolucionando. Nunca hay un momento aburrido, y todo es posible. Es increíble llamar hogar a este lugar.

¿Cuánto tiempo tardaste en grabar esta última video parte?

Tres meses y medio, toda mi estadía este año. La edición no fue planeada. Sin embargo, cuando los clips comenzaron a acumularse, decidí hacer un video con ellos. Cada visita me había movido, pero esta última me quedé en la base sólida de Vladimir Ríos. Ver todo lo que hace por la comunidad fue una gran fuente de inspiración. Simplemente observando su ética de trabajo y su esfuerzo diario, me sentí motivado y me propuse, y a las personas a mi alrededor, por la causa. No solo quería patinar y descubrir, sino que tenía que hacer algo impactante. Se convirtió en mi tarea y oportunidad ideal para hacer una documentación en profundidad que mostrara la ciudad y el potencial que ofrecen las calles del 507.

Prioricé las constantes misiones de skate, uniéndome a cualquiera que estuviera dispuesto a pelear la guerra. En todos estos lugares de ensueño, ¡me dediqué a hacer algunas imágenes nuevas! Me turnaba para filmar con el compañero de equipo con el que estaba, generalmente Kirk y Elieser presentes. Todos los días una nueva idea de un truco con un ángulo o enfoque diferente. El proyecto siguió construyéndose así de forma natural.

¿Dime tres cosas espectaculares que tiene Panamá?

Es difícil nombrar solo tres, pero una cosa es segura: ninguna otra ubicación en el mundo puede compararse o relacionarse con este notable entorno. Son los extremos panameños los que lo hacen un lugar espectacular.

Panamá es ghetto pero empapado de estilo. Áspero pero dulce, puedes oler el olor más podrido afuera, y poco después en la fonda tienes el sabor más delicioso en la boca. Puede ser peligroso, y unas horas más tarde estar rodeado de la vista más pacífica de la tierra. Puedes estar sudando a través de tu ropa con la cabeza palpitando por el calor, y el siguiente movimiento te encontrarás en el frío aire acondicionado. En un día tropical, puedes visitar a un amigo en una casa hecha a mano con piso de tierra y, más tarde, ir a una piscina privada en la azotea de un edificio. La pobreza extrema está al lado del lujo de élite con todo lo excepcional en el medio, lo que resulta en una mezcla impredecible de actividad. Hay una gran cantidad de altibajos entremezclados, creando un efecto yin-yang en el ritmo de un día típico.

Su amplio espectro de mentalidades intensas y sociedades diversas hace una ecuación que resulta en un universo retorcido y paradójico. En esta estructura vibrante y espontánea, cualquier cosa puede suceder.

Veo a Panamá como un arcoíris. Es una tormenta en el fondo, con las vibraciones más brillantes y coloridas que brillan en la parte superior. A pesar de una lucha diaria, hay magia en el aire. Es el tercer mundo, pero puede ser la primera clase final. La supervivencia de los fuertes y los más aptos supervisan a los débiles. Panamá es un fenómeno.

¿Cuándo planeas volver?

Una vez que el invierno golpee fuerte en Europa, volveré al tropical PTY 507, mi hogar lejos de casa. Está en las cartas que se repartieron, el invierno europeo es el verano centroamericano. La ciudad de Panamá es perfecta para mantener la rotación de mi horario de skate. Este lugar es realmente mi paraíso, y mis amigos panameños son pura familia. Siempre volveré No puedo parar, no pararé. ¡Este último plan de viaje es para toda la vida!

Documentando Skateboarding
  • 16
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

2020 - Stand/By Project - Derechos reservados | Política de Cookies