Reconfiguración Infinita – Francisco Málaga.

Francisco Málaga es un artista de origen venezolano que actualmente reside en Panamá, un skater de la vieja escuela que ha documentado con su cámara fotográfica a un sin número de skaters latinoamericanos. Una mente creativa e inquieta que ha venido experimentando por años y de forma muy autodidacta diferentes manifestaciones artísticas aplicando lo que el skateboarding nos ha enseñado con su cultura, la prueba y el error, caerse y levantarse… el más claro ejemplo del «hazlo tu mismo». Conversamos con él sobre su nuevo proyecto de esculturas en madera y su más reciente exposición en Buenos Aires Argentina. Siempre un gusto Fran ¡Nos vemos en Noviembre!

Entrevista por Olman Torres.

Hola Fran, cuéntame ¿Estás en Buenos Aires cierto? ¿Cómo surguió la idea de esta expo y de volver a esta ciudad que tanto llevas en el corazón?

Si bro, bueno, estoy acá en Baires presentando la expo Berlina Bunker, un espacio galería, bar, rampa, espectacular, lo está manejando Dario Suárez y Falu. Se dió el chance de compartir el espacio con tres artistas más y bueno, acá estamos…

Desde hace rato que estoy trabajando con unas esculturas hechas de tablas de skate, tuve ya una expo en Panamá y tenía muchas ganas de regresar a Argentina porque viví acá casi 6 años hace más de 10 años, tenía todo ese tiempo sin regresar, quería mostrar las esculturas y además tener una excusa para venir, entonces 2 más 2 son 4… ¡feliz!

Pasaron 10 años para volver a Baires ¿Cómo ves ahora la ciudad? Después de tanto tiempo sin volver.

Brother la verdad que todavía no he tenido mucho chance de recorrer la ciudad, desde que llegué me encontré con Luciano Knabe, que es mi amigo de hace mucho tiempo, uno de mis mejores amigos, hemos estado compartiendo en familia, conociendo a su nuevo bebé, pero espectacular, el reencuentro siempre es fabuloso, a los pocos amigos que he visto, de los que conocía, la energía súper chévere. Con respecto al clima la diferencia súper fuerte, de venir de Panamá, y acá justo está entrando la primavera, pero tocaron unos días fríos, y no sé si es falta de costumbre pero estoy cagado de frío, pero feliz, la ciudad mucho más moderna, me sigue impresionando lo grande que es este lugar, uno se siente pequeñito cuando llega a Buenos Aires. Siempre tenía ganas de volver pero siempre pasada algo, la excusa de las esculturas y la expo era perfecta para regresar, se le hizo la consulta a Daro, y justo me dijo que si, que había un espacio y todo más que bien, yo estoy contento, como dicen en Venezuela “Brincando en una pata”.

Fran, sino me equivoco te conocí en Panamá, para un Cultura Sobre Ruedas, y en ese momento apenas estabas explorando la fotografía, me contabas entonces que hacías asistencias a fotógrafos. Han pasado muchos años y ahora estás explorando otros medios en el mundo del arte, siempre haciendo la relación con el Skateboarding. ¿Cómo sientes esa evolución personal con los procesos creativos y el mundo del arte?

Papi, primero nos conocimos en Costa Rica, en la tienda de Israel el venezolano surfista…

A ver, todo el tema del Skateboarding siempre viene acompañado, o nos muestra a través de los gráficos de las tablas, de la fotografía, de las revistas, los videos y bueno, pensando en esos principios donde todo empezó haciéndole fotos a mi amigo Jerzick, y después teniéndo el chance de fotografiar a más personas, pasar por todo lo que viví en Argentina que fue, para mi, algo fabuloso, estar acá durante esos casi seis años y poder hacerme un piso en esta escena tan fuerte, y que vive tanto, con tanta pasión el skate.

Otro tema es que soy de ese tipo de personas que se aburren rápido de las cosas, sigo haciendo fotos de skate, porque me encanta reflejar como transformamos el propósito de las cosas en la calle, esa energía de alguién que baja un truco difícil y la curiosidad de hacer también otras cosas. Durante el 2008 se presentó la idea de hacer algo diferente, poder hacer una propuesta de “esculturas patinables” si bien los skaters detonan cualquier cosa que esté puesta en la calle, no hay esculturas que estén hechas con ese propósito de ser patinables, ahí empecé con las ideas de hacer piezas que lleguen al espacio público y que se pudieran patinar. En ese proceso me di cuenta de que no podía hacer piezas grandes todo el tiempo, pasaba un año o un año y medio entre una expo y la otra, entonces me sentía como frustrado porque pensaba “Como así un artista que hace una pieza por año” era difícil estar siempre produciendo, eran pausas muy grandes. Entonces empecé a buscar opciones que me permitieran producir todo el tiempo. En esa disyuntiva entre la frustración de no producir tanto y tampoco hacer tantas fotos de skate, porque viviendo en Panamá me dedicaba a otro tipo de fotografía, participé en una clínica de arte donde te cuestionaban bastante tu trabajo con Vivian Saragón, ella me ubicó bastante, cuando yo quería separar la fotografía de las esculturas y viceversa, y el hecho de ser skater. Me ayudó mucho diciéndome de que mi discurso era uno solo, era el Skateboarding y que no me preocupara por las piezas tan grandes, y que tratara siempre de participar en expos, aplicar para residencias y buscar otros caminos para seguir produciendo, siempre fiel al discurso del Skate. Ahí decidí volver al taller, agarré unas tablas viejas que tenía, patinadas y dije bueno “Back to the Roots”, vamos a ver que sale de esto, empecé a trabajar en estas tablas que terminaron siento lo que son ahora. Lo veo como una reconfiguración de la tabla, que siga haciendo trucos después de haber cumplido su uso como tabla de skate.

Volviendo a la pregunta de ¿Cómo me siento yo con toda esta evolución? Me siento, diría yo, con estas ganas de seguir encontrando cosas. No me deja de sorprender que la patineta tiene posibilidades infinas, el skate no tiene un techo, uno debe buscarse dentro del skate y seguir encontrando cosas, eso es lo que pasa y nos pasa a todos los que vivimos esta vaina así tan profunda, casi filosófica, el skateboarding para mi es “el caerte y levantarte” “el insistir hasta que lo logras” “el poder creativo infinito” “la herramienta para interactuar con la ciudad, con las estructuras” y es un medio de expresión total y real, ya sea utilizándolo como lo que es o como medio de creación… para hacer arte.

Como artista, cuando le quieres hablar a un público que no conoce de skateboarding, cualquier persona ¿Cuál sería tu discurso?  Y ¿Porqué crees que no te puedes separar del skateboarding a la hora de hacer tu propuesta?

Olman, viste que uno siempre tiene dudas, pero esas dudas te hacen abrir puertas, una vez que decidí explorar otros medios que no era la fotografía, me llené de dudas por todos lados. Y hasta el sol de hoy sigo cuestionando cuál es ese discurso como artista. Siempre caigo en la misma respuesta, lo veo como la posibilidad de reconfigurar las cosas, de transformar el propósito inicial de las cosas, en el caso de las esculturas, sabemos que se patinan, pero crearlas para patinar cambia un poco la cosa. En el caso de las esculturas de ahora, hechas con las tablas usadas, es la idea de seguirlas utilizando, una especie de tablas “mutantes” que no quedan en una forma fija, o específica, sino que más bien pueden regresar a la forma de la tabla original y transformarse otra vez en una pieza totalmente distinta. Me hace sentir de nuevo eso, por eso el proyecto se llama “Reconfuguración Infinita” con la idea base de no tener una forma específica, en lo personal es lo “mismo” pero desde otra perspectiva, cambiar y buscar nuevos caminos con las mismas herramientas… como los skaters lo hacemos, usar por ejemplo el mismo spot de diferente manera, para explicarlo mejor.

¿Cuéntanos sobre detalles de la expo en Buenos Aires?

La expo estará durante dos semanas a partir del 12 de Octubre, en Berlina Bunker, somos cuatro artistas, Harrison, Kevin Enis, Luis Guzmán y yo.

Presenté 4 piezas…

Cambiemos un poco la perspectiva de esta entrevista ¿Te llevaste la tabla a Argentina? ¿Cómo va el skateboarding en tu vida?

Si loco, la tabla me la traje pero como algo simbólico, estoy jodido de la cadera, y eso me limita a la hora de patinar, puedo darle pero si le empiezo a pedir un poco más ya la pierna se me queda sin fuerza, pero bueno me traje mis analgésicos y cremas para intentar darle un poco… de hecho hace poco fui a conocer los nuevos skateparks de acá y ya tengo un par de invitaciones a patinar los nuevos spots, así que si encuentro el spot voy a intentar patinar con todo, también me traje una cámara con película de medio formato para hacer retratos con todos los panas con los que me estoy reencontrando. Intentaré patinar pero no estoy al 100%… estoy con la batería corta.

¿Qué sigue después de Buenos Aires Fran?

Ahora mismo estoy cuadrando la posibilidad de llevar las piezas a Córdoba antes de regresar a Panamá, y pues tengo la invitación tuya en Noviembre a Costa Rica y quiero llevar el año que viene las piezas a Barcelona para exponer en una tienda de un pana llamada Amigos Skateshop sin fechas aún. Igual siento que esto está en pañales porque sigo experimentando, hay mucha tela que cortar… quisiera por ejemplo seleccionar mejor los colores para poder generar un mejor efecto visual, menos aleatorio y más puntual para las próximas piezas.

Documentando Skateboarding
  • 13
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

2019 - Stand/By Project - Derechos reservados | Política de Cookies