NOTICIAS — 12 octubre 2018

Con Sebas se patina tranquilo, salimos unas tres o cuatro veces a sacar material para esta entrevista, sin presiones, quería tener algunas fotos de él pues es un chico que ha evolucionado de una forma muy positiva gracias al skateboarding. Más que mostrar hammers, la excusa de las fotos era para conocer un poco más de él, sobre su forma de pensar y su manera de ver el skate… Un jóven skater con mucho que decir; además muy talentoso sobre su tabla – Olman Torres

Eso Sebas, empecemos. ¿Cómo fue tu primer contacto con el skateboarding? ¿Hace cuánto tiempo de eso?
Bueno, para empezar, mi primer contacto con una patineta fue a muy temprana edad, calculo que entre los 8 o 9 años, ya me estaba interesando por el skateboarding. Recuerdo en ese tiempo (unos 10 años atrás aproximadamente) ver gente patinando por el barrio, en la escuela o en la calle y uno desde su perspectiva de niño que lo quiere hacer todo, también quise hacerlo. Dicho y hecho, así se dió cuando tuve mi primer complete y pues claro, ahí estaba yo: un niño majadero patinando sobre las aceras de los vecinos y haciendo escándalos afuera de la casa jajaja.

¿Porqué decidiste seguir patinando desde ese primer contacto con la tabla?
El skateboarding fue algo que me llamó la atención de una manera diferente, es curioso que el aprendizaje en esto nunca se acaba y mucho menos la diversión. Desde hace 10 años no me bajo de una patineta y es difícil tener esa constancia siendo un niño en ese tiempo, porque realmente hay muchas otras actividades y hobbies que uno puede probar, más con tanta curiosidad. Pero realmente nunca quise intentar algo más desde que empecé a patinar, porque el skateboarding me ha hecho sentir completo desde el primer día, me ha regalado amigos, viajes, música, arte, valores, felicidad y recuerdos que son para siempre y que seguimos almacenando a través del tiempo.

¿Cuántos años tienes Sebas?
Tengo 18 años recién cumplidos, “ya es legal” como dicen aquí.

¿De dónde eres? ¿Cómo es tu barrio para patinar?
Soy de San Francisco de Dos Ríos, aquí en la capital de San José. San Fra siempre ha sido un barrio donde el skateboarding ha estado muy presente. Cuando estaba empezando a patinar, en una tarde soleada no podía faltar un riel y un box en el planché del “Parque del Bosque”, juro que eran como 30 personas patinando allí en aquellos buenos días. Aunque todo cambie y algunos de los amigos con quienes empecé a patinar hayan ido dejando el patín, aún así siguen habiendo muy buenos spots por aquí y gente de todas las edades que se va interesando más en el skateboarding.

Sw fs crooks, Heredia. Foto: Olman Torres.

¿Dónde sueles patinar normalmente?
Usualmente voy al skatepark de Zapote, porque es el lugar que me queda más cerca para patinar, además de ser un lugar tranquilo y bastante céntrico, el ambiente es relajado, y es un buen spot para aprender nuevos trucos y aplicarlos en la calle.

¿Qué es lo que más te gusta patinar? me refiero a spots…
Principalmente, me gusta mucho patinar bordes o spots amplíos con varias secuencias de ledges para hacer líneas, lugares así para mí son como el paraíso puesto que me gusta bastante el skate técnico. Me llaman la atención también los manny pads y las gradas. Sin embargo, siempre estoy abierto a patinar de todo mientras lo encuentre en mis capacidades.

¿Recuerdas el primer video de skate que viste? ¿Cuál fue?
Recuerdo haber visto muchos videos de pequeño, pero no comprendía muy bien los trucos. Fue como 3 años después de empezar a patinar que vi por primera vez el video “Fully Flared” de Lakai, el cual es de mis videos preferidos en la actualidad, la música increíble, la intro clásica con los explosivos y un skateboarding súper técnico, hacen de ese video de skate una pieza maestra para mí.

En Costa Rica ¿Cuál fue el primer skater que te sorprendió al verlo patinar en vivo? ¿Porqué?
Recuerdo haber visto a William Conejo una vez en el antiguo skatepark de Arenas, yo tenía unos 10 años y estaba en el impulsador, arriba, sentado, viendo como detonaba el skatepark. Me sorprendió mucho en aquel entonces porque su manera de patinar era muy agresiva: patinaba rápido y los trucos los caía con bastante fuerza, pero perfectos. Me inyectó bastante esa vez.

¿Cómo percibes el skateboarding en tiquicia?
La escena en la actualidad está muy fuerte y tiene de dónde sostenerse. Hay mucho nivel de skate, cada vez se ve más gente patinando en la calle y pienso que los ciudadanos están llegando a normalizarlo un poco más, dejando a un lado las clásicas etiquetas: “vagabundos”, “delincuentes”, “drogadictos”, etc. También hay cada vez más apoyo de parte de las municipalidades, esenciales para crear espacios para patinar. Además, hoy existen muchas personas documentando skateboarding diariamente en Costa Rica, mostrándole al mundo cómo patinamos en esta jungla de adoquín, spots difíciles y piso áspero.

Fs noseslide, San José. Foto: Olman Torres.

Si tuvieras que ir de viaje de skate ¿Dónde te gustaría ir?
Me gustaría viajar a España y patinar MACBA, ha sido un sueño mío desde hace unos 3 años y espero poder llegar a cumplirlo pronto. Fuera de España, Stalin Plaza en Praga estaría increíble también.

¿Has viajado fuera de CR a patinar? ¿Dónde has ido?
Nunca he viajado con el fin de patinar, pero como buen skater, jamás dejo la tabla atrás. He ido a Panamá, Colombia y Guatemala, y los 3 países son increíbles para patinar, la cantidad de spots es exagerada. Desearía haber podido disfrutar un poco más de skateboarding en esos lugares, pero por ello, ya tengo una de mil razones más para visitar a mis hermanos latinos.

¿Haces algún otro deporte además de patinar?
No, siempre me he dedicado a patinar más que todo, aunque hubo una vez que mi papá me llevó a una clase de ping pong en Plaza Viquez porque era bien bueno jugando, pero no volví por irme a patinar. Sorry dad! Jajaja

Por cierto… ¿Consideras al skateboarding un deporte?
La verdad para mí no es un deporte, skateboarding para mí es arte. Cada skater individualmente tiene su propio estilo, sus propios trucos y cada manera de aprendizaje es diferente. Nosotros, los skaters, nos expresamos a través de una patineta, a como un pintor lo hace con su pincel o a como un músico lo hace a través de sus instrumentos musicales. Nuestra visión del mundo como patinadores es diferente a la de un futbolista o un nadador, porque lo nuestro está allá afuera, en la calle, ahí es donde transmitimos el mensaje de libertad. Entonces, tal vez no una disciplina deportiva, más bien, una disciplina artística, diría yo.

“Nuestra visión del mundo como patinadores es diferente a la de un futbolista o un nadador, porque lo nuestro está allá afuera, en la calle, ahí es donde transmitimos el mensaje de libertad”

¿Qué piensas de las Olimpiadas? ¿Te gustaría ir?
Pienso que es una buena oportunidad para mostrarle al mundo que el skateboarding no es sinónimo de delincuencia. Esta introducción a las olimpiadas, realmente puede abrir muchas puertas al skate tico, aun así, no soy muy fanático de cómo los jueces sacan puntajes de un patinador, porque realmente es difícil darle un puntaje a un truco en específico. Sin embargo, la idea de viajar y representar a mí país haciendo lo que más me gusta a nivel olímpico, sería una experiencia increíble, aunque a veces uno no esté de acuerdo con ciertos puntos de vista, hay que aprovechar las oportunidades que la vida nos da y disfrutarlas.

Si te tocara escoger a la selección nacional de skateboarding de Costa Rica, 6 skaters que representarían, 3 hombres y 3 mujeres y 1 entrenador ¿A quien escogerías?
De hombres, escogería a Mariano Alfaro, Jaxel Tijerino y Jefferson Obando. De las mujeres, Adriana Rodriguez, Margaret Ugalde y Arianne Cruz, ellas podrían representar excelentemente. Para mí, el único que está capacitado para entrenador es Chino Muñoz, es una excelente persona y tiene experiencia en la materia, de fijo ese sería un equipazo.

¿Estudias? ¿Qué estudias?
Claro, por dicha tengo la oportunidad de estudiar gracias a mis padres. Por el momento estoy estudiando francés y el próximo año mi meta es empezar a estudiar en la universidad.

¿Te gustaría dedicarte 100% al skateboarding?
Un sueño, diría yo. ¡Por supuesto que me gustaría! El skateboarding es lo mejor que me ha pasado, y nada sería mejor que poder dedicarme 100% a ello.

¿Cómo crees que eso se puede conseguir?
La visualización es todo, si uno se propone un objetivo, lo puede lograr. Es muy difícil llegar a dedicarse 100% a patinar, más cuando se crece y se patina en un país tercermundista, aunque claro está que el skateboarding va creciendo cada vez más en Costa Rica, aún nos queda mucho camino que recorrer. Las mejores oportunidades están allá afuera, en Estados Unidos o Europa, entonces si uno quiere conseguirlo, lo ideal sería viajar fuera de Centroamérica.

¿Son importantes las redes sociales para los skaters en la actualidad?
Claro que lo son, he visto como las redes sociales han impactado positivamente el skateboarding últimamente, ahora las noticias, los trucos, los videos, las competencias, todo corre rápidamente a través de ellas. Incluso muchos skaters se han dado a conocer de este modo, es un sistema práctico donde podemos encontrar grandes cantidades de videos diariamente. Antes se trataba mucho de videopartes, ahora los clips en Instagram parecen llamar más la atención.

¿Sabías que Wes Kremmer no tiene redes sociales?
Sí, Kremmer es un verdadero skate rat, puro skateboarding. Recuerdo haberlo buscado en Instagram varias veces porque es un skater que admiro mucho, pero nunca lo encontré y al final me dí cuenta que no tenía ningún perfil oficial, pero suele pasar, hay muchos skaters que no tienen o no necesitan de las redes sociales.

Bs tailslide, gap out, San José. Foto: Olman Torres.

¿Cómo sería el mundo sin redes sociales?
En general, pienso que la gente no aparentaría tanto ser quien en realidad no es, habría menos dependencia de los celulares y disfrutaríamos más de los momentos. En mi caso, yo paso mucho tiempo apegado a las redes sociales, es un mal hábito, pero cuando uno deja el celular, la computadora o la tableta a un lado, realmente se siente un peso menos, como sin preocupaciones. Dejemos a un lado aquellos malos hábitos, empecemos a sentir más nuestro entorno y tengamos la puerta abierta para aquello que nos hace más fuertes: amigos, familia, arte, música, conocimiento y skateboarding, por supuesto.

Muchas gracias Stand By por el espacio y también a las personas que creen en mí y en lo que hago, que haya mucho amor siempre y mucho skateboarding. ¡Salúd!


Share

About Author

standby

(0) Readers Comments

Comments are closed.